Momento de la presentación - Foto: Instagram DO Utiel-Requena

Momento de la presentación – Foto: Instagram DO Utiel-Requena

El Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena se presentó ayer por primera vez en la ciudad de Nueva York, en el Double Tree by Hilton Hotel Metropolitan. Y lo hizo acompañado de 11 de sus bodegas interesadas en el mercado americano. La valoración del evento por parte del presidente del Consejo Regulador, José Luis Robredo, es “totalmente positiva”. Robredo afirma que “significa un acierto y un inicio de contactos con excelentes perspectivas de continuar creciendo”.

El seminario ‘Unveling Bobal’, que ha abierto la jornada, ha sido impartido por la presidenta de QWWineExperts, Nora Favelukes, y por el periodista especializado en vinos Brian Freedman. Esta cata magistral, en la que se ha desarrollado la historia de Utiel-Requena y de su uva autóctona Bobal, “ha estado muy bien y el éxito del showroom posterior ha sido espectacular, superior a lo que yo imaginaba”.

Al salón se han acercado un centenar de asistentes interesados por conocer las cualidades de los vinos elaborados con uva Bobal de Utiel-Requena. Los invitados han sido profesionales del mundo de vino: importadores, distribuidores y periodistas neoyorkinos.

Momento histórico

Esta acción “supone un hito en la historia de nuestra Denominación de Origen, ya que es la primera vez que emprendemos una presentación de estas características fuera de España”, comenta el presidente. El evento forma parte de la estrategia promocional de la institución que se ha iniciado en este 2015 en Terceros Países.

El acontecimiento, que ha tenido lugar de 11 a 17 horas en el salón Metro del hotel Double Tree ha contado con la asistencia de once bodegas: Aranleón, Cherubino Vansangiacomo -Bobal de San Juan, Bodegas Iranzo, Cerrogallina, Chozas Carrascal, Coviñas, Dominio de la Vega, Murviedro, Pago de Tharsys, Primum Bobal y Vinícola Requenense. Estas han dado a catar a los asistentes sus vinos elaborados en Utiel-Requena.

Para Favelukes, la presentación “ha sido un bonito comienzo de los vinos de Bobal en Nueva York y supone una primera piedra fundamental”. Además, “siento en la piel que tienen aquí un futuro extraordinario, por la calidad de los vinos, la ventajosa relación calidad-precio y la calidad humana de las personas que trabajan en las bodegas que hoy nos han acompañado”.